Explicación Básica

Los sistemas de protección existentes contra las descargas atmosféricas, se basan en provocarlas mediante un dispositivo mal llamado pararrayos, (ya que nos los detiene sino todo lo contrario: los atrae. Quizá deberían denominarse «captarrayos»). Su misión, consiste en canalizar la mayor parte de la enorme energía instantánea producida por la descarga, tratando de evitar así los graves daños que puede causar en los edificios y a sus ocupantes, de no existir tal dispositivo. Pero no siempre se consigue, ya que ello dependerá de la magnitud de la descarga, cadencia, condiciones y dimensionado del conjunto de la instalación del pararrayos (resistencia eléctrica, trazado de la bajada y del estado de la toma de tierra, etc.). Sin embargo, no nos pueden proteger de los nada despreciables efectos de la inducción electromagnètica en todos los conductores de las diferentes instalaciones existentes: eléctricas, telefónicas, comunicaciones, informáticas, equipos electrónicos, gas, vallas metálicas, etc., ya que sus efectos imprevisibles causados por la gran energía que se desarrolla durante la descarga en el propio pararrayos, pueden alcanzar considerables distancias.

PROTOTAL propone un sistema global de protección, resultado de un profundo, innovador y actualizado estudio de los complejos fenómenos atmosféricos que intervienen en los procesos de las descargas eléctricas, aplicando los últimos conocimientos multidisciplinares y estudios estadísticos, con el objeto de lograr la máxima protección, siguiendo el sabio principio de la prevención, el cual nos señala que evitando la causa, desaparece el efecto.

El sistema PROTOTAL, consiste en obstaculizar en lo posible la formación del camino trazador plásmico-iónico por el que transcurren las descargas atmosféricas, basándose en que su formación no es instantánea, y por lo tanto, transcurre un cierto tiempo hasta su completa formación. Ello hace posible que durante dicho espacio de tiempo, puedan provocarse imperceptibles micro-descargas en el estado inicial del camino plásmico-iónico. Estas micro-descargas, dificultan la formación del camino trazador final por el que transcurrirían las macro-descargas de la energía acumulada en la atmósfera, evitándose en la práctica lo que todos conocemos como «caída del rayo».

De lo anteriormente mencionado, se desprende que el sistema PROTOTAL sí cumple verdaderamente con la función de pararrayos (parar los rayos), logrando en la práctica que no se produzcan, al dificultar la formación del camino trazador por el que se produciría la peligrosa descarga, de la que es difícil predecir y cuantificar su magnitud.

El sistema PROTOTAL, además de la máxima protección evitando la causa, propone soluciones para minimizar o eliminar los efectos complementarios de las descargas externas que se producen en árboles, elevaciones del terreno, edificios sin protección, estructuras metálicas, postes de cemento con armadura metálica, pararrayos convencionales cercanos, etc., y que nos llega a través de líneas eléctricas de diferentes suministros, tomas de tierra, líneas telefónicas, redes informáticas, tuberías metálicas y la propia toma de tierra.

Claro está que lo anteriormente expuesto es una simplificación de la realidad, ya que la descripción detallada de todos los fenómenos que acompañan las descargas atmosféricas, tiene una gran complejidad.

El propósito del presente documento, es el de facilitar datos comprensibles para colaborar con la persona que tiene que asumir la importante responsabilidad de elegir el sistema de protección más idóneo y eficaz.

Para ello, ponemos a su disposición nuestra sección técnica para colaborar y orientar al instalador en las principales reglas a seguir para obtener la máxima protección con el sistema PROTOTAL, ya que las reglas aplicadas en otros sistemas convencionales, que ya consideramos obsoletos, no son de aplicación en el nuestro, basado en conceptos completamente diferentes: más modernos, más innovadores y mucho más eficaces.

Conviene señalar que cada instalación tiene sus particularidades en función de la forma del edificio, ubicación en el terreno y tipo de bienes a protegir. No es lo mismo proteger las instalaciones de una estación de esquí que las de un campo de generación de energía eólica, líneas de alta tensión, torres de emisión o enlace radiofónico, almacenes de materiales inflamables y/o explosivos, centros de comunicaciones y un largo etc. También los grados de protección que se desee o sea necesario alcanzar, dependerá de la adopción de un tipo u otro de instalación.

PROTOTAL, pone su Centro de Asistencia y Estudios, al servicio de instaladores y empresas que requieran proyectos de instalaciones y soluciones a problemas específicos.

Algunas instalaciones realizadas en el mundo:

  • Fábricas e industrias
  • Torres y repetidores de coimunicaciones
  • Torres eléctricas de alta tensión
  • Líneas de transporte de electricidad
  • Estaciones meteorológicas
  • Puertos y aeropuertos
  • Faros de ubcación para la navegación marítima
  • Estaciones de esquí
  • Estadios deportivos
  • Ayuntamientos
  • Ministerios
  • Ejército y Armada
  • Hoteles y complejos turísticos
  • Centros Comerciales de grandes superfícies
  • Gasolineras y estaciones de servicio
  • Parques Naturales
  • Subestaciones de tracción ferroviaria y líneas catenarias
  • Plantas fotovoltaicas
  • Paneles solares
  • Santuarios, iglesias y ermitas
  • Edificios de viviendas
  • Edificios históricos y monumentales
  • Hospitales y centros sanitarios
  • Universidades, escuelas y otros centros educativos

Si quieres saber más puedes consultar nuetro informe detallado